CEB. El ojo del huracán

Epimeleia” significa “cuidar de uno mismo”, de forma amplia. Con este post continuamos la serie que forma parte de los dedicados a cuidar de uno mismo “cultivando el equilibrio emocional”.

Cultivando el Equilibrio Emocional (CEB – Cultivating Emotional Balance) es el nombre de un programa  diseñado para explorar y cultivar el equilibrio mental que nos conduce a un estado de felicidad genuina,  eudaimonía y, como consecuencia,a reducir las respuesta emocionales que resultan destructivas para nosotros mismos y para los demás.

A los dieciséis años Spock era mi ídolo.  Sí. Spock. El vulcano primer oficial de la nave Enterprise en Star Trek TOS (The original series). Me admiraba su capacidad de pensamiento crítico y su inteligencia claro está. Pero también, o sobretodo, que no tuviera emociones (aún no había leído “El error de Descartes”). En aquella época, de mis emociones solía decir que eran “como una función sinusoidal”.  Había días en los que me sentía eufórica y feliz, capaz de conseguir lo que quisiera, y en otros en cambio era como si me envolviera una bruma de tristeza y desesperanza. Deseaba saber cómo conseguir que mi vida emocional se pareciera más a una línea recta. Percibía mis emociones como un incordio que se interponía entre mis objetivos y yo. ¿Curioso verdad¿  ¿que no sintiera que las emociones formaban parte de mí? Para otro post el tema de qué es lo que percibo como yo y quién es el que percibe.

Creo que fue un par de años más tarde, en filosofía de COU, que oí hablar de la Ataraxia, concepto griego que podríamos traducir como “ausencia de turbación”. Los estoicos  consideraban que esta tranquilidad, serenidad e imperturbabilidad en relación al alma, la razón y los sentimientos era un paso previo necesario para alcanzar la auténtica felicidad, eudaimonia. ¡Me sentí entusiasmada! ¡Eso quería yo! ¡Eso quería! Conseguir la ataraxia.

Pero durante el período universitario olvidé este propósito. Posiblemente porque la adolescencia empezó a quedar atrás y se hizo más fácil convivir con la inestabilidad emocional. No fue hasta casi treinta años después, cuando la filosofía budista ya había captado mi interés, que volví a oír el término Ataraxia en una charla de Stephen Batchelor “Reflections on philosophical scepticism as a framework for practice from Pyrrho to the Buddha”.

Y me di cuenta de que, en el fondo, no había olvidado el propósito sino sólo el nombre. Para entonces, pasados ya los cuarenta y habiendo leído “el Error de Descartes”, ya sabía que las emociones no sólo no son un incordio sino que forman parte intrínseca y útil de la forma como el ser humano interactúa con el mundo. Así que la Ataraxia empezó a adquirir matices, ya no se trataba de eliminar los sentimientos y convertirme en lo más parecido a un vulcano, ya no se trataba de ahogar o negar o esconder mis emociones, se trataba de no saltar como si me hubieran pinchado en determinadas circunstancias, de ser capaz de frenar a tiempo la reactividad que provocaba una reacción en cadena entonces ya imparable, de tener la oportunidad de ampliar el espacio entre estímulo y respuesta.

Y me siento tentada a escribir que, posiblemente, la mayoría de seres humanos compartimos este propósito, aunque no le pongamos ningún nombre.

En el primer intensivo de meditación inspirado en el CEB, “La infelicidad de la felicidad con minúscula”, nos acercamos al concepto de felicidad genuina, eudaimonia. En este segundo, “El ojo del huracán”, exploraremos tres de los pilares del equilibrio mental.

  • Equilibrio conativo. Movimiento a la acción adecuado.
  • Equilibrio atencional. Capacidad de mantener el foco de atención de forma relajada, sostenida y con claridad.
  • Equilibrio cognitivo. Capacidad de percibir la realidad de la forma más precisa posible superponiendo u obviando lo menos posible.

El cuarto, el equilibrio emocional, lo trabajaremos explícitamente en posteriores sesiones. Aunque de hecho, como los cuatro equilibrios se retroalimentan, trabajar uno de ellos significa trabajar también todos los demás.

Incluyo la información del intensivo tal y como aparece en la web de dharma.cat salvo el plano.

Os podéis inscribir en la web y os agradecemos ya de antemano la inscripción porque permite una mejor organización.

Cultivando el equilibrio emocional: el ojo del huracán

Data:08/04/2018

Hora:10:00 am – 1:45 pm

Lloc: Centre de mindfulness de Barcelona

 

 

 

¿Es posible cultivar la quietud en un entorno frenético? ¿Es posible generar un halo de bienestar a nuestro alrededor? ¿Cómo podemos desarrollar la lucidez estando inmersos en la confusión? En definitiva: ¿cuál es el material que permite construir una vida plena? En este intensivo de meditación trabajaremos tres de los pilares del equilibro mental: la motivación, la atención y la cognición a través de meditaciones guiadas y contenido teórico.

Las mañanas de meditación son sesiones eminentemente prácticas, en que también se aprovecha para introducir o profundizar en alguna idea. Habitualmente son el primer domingo de cada mes. Se ofrecen en espíritu de generositat (dāna): quien lo guía lo ofrece libremente y, al terminar, los asistentes pueden contribuir en la medida que puedan y quieran. (Más sobre dāna aquí.) Hay que traer ropa cómoda y calcetines; en la sala hay sillas y cojines de meditación, pero no banquitos.

Para apuntarse http://www.dharma.cat/events/mati-ojo-del-huracan/

Este post está escrito con la motivación de que sea mínimamente útil a alguien en algún momento. Con humildad y actitud de aprendiz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s